Lactancia "prolongada"

Arriba
Dar de Mamar
¿Por qué tu leche?
¿Cómo funciona?
Buenos Consejos
El sueño de tu hij@
Para leer y pensar...
Para Bajar
Poesía
¿Quién soy?
Álbum de fotos
Semana Mundial
Libro de Visitas
Sitios recomendados
Bibliografía

 

 


Por Mónica Tesone

 

SIGNIFICADO DEL PECHO

 

En el transcurso de la lactancia el significado del seno para el bebé experimenta cambios.

Será un sitio donde prenderse satisfaciendo el reflejo de succión; algo que hace que la boca se mueva. Luego, le permite saciar el hambre. Y pasa a tener una importancia significativa como un objeto que sosiega y calma.

Mas adelante es la mamá detrás del pecho, su rostro, su sonrisa, su voz, su olor y la interacción recíproca con su bebé.

El vínculo madre - hijo, luego de pasar por una etapa normal de la dependencia simbiótica, alcanzará gradualmente una etapa de independencia en el vínculo.

Pero existe una tendencia en nuestra sociedad a intentar hacer independientes a los bebés antes que estén maduros para ello.

Una de sus formas es provocar un destete precoz.

 

DEFINICIÓN DE LACTANCIA PROLONGADA

 

La valoración de la duración de la lactancia materna es un fenómeno marcado por parámetros culturales e histórico personales.

Muchos consideran erróneamente que seis meses constituyen una lactancia “prolongada” cuestionando los motivos de las mujeres que amamantan a sus hijos más de un año.

A qué se hace referencia cuando se habla de lactancia prolongada?

Nosotros podríamos definirla como “El amamantamiento fuera de las normas culturales, o más allá del tiempo donde la mayoría de las madres dentro de la sociedad a la que pertenecen ya han destetado”.

Razones más comunes que inducen a aconsejar erróneamente el destete.

  • La aparición de los dientes.

  • El nacimiento de un hermano.

  • La adquisición del lenguaje.

  • El comienzo de la motilidad independiente del niño.

  • El comienzo de la escolaridad.

  • La reincorporación de la madre a la actividad laboral.

La duración del amamantamiento puede ser afectada por factores como:

(Cabrer,C; Piovanetti,Y; Pagán,D. Protocolos de Lactancia Materna. Segunda Edición. 2003. San Juan, Puerto Rico.)

 

  • Admisión del infante al área de intensivo (NICU) aún cuando la razón sea menor y temporaria.

  • Introducción temprana de suplementos.

  • Percepción de la madre de que no produce suficiente leche.

  • Si los patrones del infante difieren a las expectativas de la madre (sueño, llanto, alimentaciones, frecuencia, duración, etc.).

  • Madre adolescente.

  • Baja escolaridad de la madre.

  • Actitud negativa de la madre hacia el amamantamiento.

  • Actitud positiva de la madre hacia la botella.

  • Bajo conocimiento sobre el amamantamiento.

  • La madre estudia o trabaja.

  • La madre fuma.

  • Restricciones hospitalarias.

  • No asiste a grupos de apoyo.

  • Bajo conocimiento sobre el amamantamiento, tanto de la madre como del padre.

  • Pobre calidad de la información de lactancia que reciben.

  • Falta de apoyo de la familia, amistades, profesionales de la salud, etc.

  • Depresión en la madre.

DATOS ANTROPOLÓGICOS

 

Katherine Dettwyler en su libro, Amamantamiento, Perspectivas Bioculturales, relata que la práctica de amamantar hasta los seis años para los humanos comenzó a ser modificada, primero por el uso de fuego para cocinar (hace medio a un millón de años) y luego y más significativamente por el procesamiento de granos, moliendo o machacando, ambos proveyendo alternativas a vegetales no cocinados y carne animal cruda.

En Babilonia (3000 A.C.) se amamantaba durante 2 a 3 años. 

Los Hebreos (Torah) mencionan un destete a los 3 años.

En Egipto el destete se recomendaba a los 3 años.

Los romanos creían que el destete completo no debía darse antes de los tres años de vida (Galen) o cuando tuvieran completa la dentición (Soranus).

En la Europa Medieval, el destete completo ocurría usualmente entre el año y los tres años de vida. En su libro, Mothering your Nursing Toddler, Norma Jane Bumgarner nos comenta:

“En India, influenciados por la creencia que cuánto más amamante un niño más años de vida tendrá, las madres amamantaban a sus niños lo más que pudiesen, a veces 7 o 9 años”. Los textos médicos en el período de Ayurvedic (1500 a 800 A.C.) recomiendan sólo leche del pecho para primer año, leches del pecho y sólidos durante segundo año, y el destete gradual después de eso. 

Estudios etnográficos de sociedades pre-industriales muestran que el promedio de duración de la lactancia varía entre los tres y cinco años de edad de una cultura a otra y entre cada niño dentro de una misma cultura.

En el mundo musulmán, especialmente en África y el Sudán, el destete se rige por las enseñanzas del Corán, que recomienda hacerlo hasta los 2 años.

En 1951, en Mongolia, los niños eran amamantados durante 2 o 3 años, y tampoco era raro que un niño de seis o siete años quisiera ser amamantado para sentirse más seguro.

En Tsinghai, China, en 1956 las  madres aún amamantaban durante varios años, 5 años no era inusual, o hasta que naciese otro niño.

En su libro, The Politics of Breastfeeding, Gabrielle Palmer menciona que “en el Este de Lincolnshire las  mujeres amamantaban a sus hijos hasta los siete u ocho años de edad en 1820”.

Actualmente, en culturas no occidentales las madres amamantan a sus niños hasta los 3 o 4 años.

Las últimas pocas décadas de este siglo veinte son probablemente el único momento en la historia de la humanidad que los niños han sido completamente destetados en los primeros tres a seis meses de vida.

Según la antropóloga Katherine Dettwyler los seres humanos alcanzan autonomía inmunológica a los 6 años lo que sugiere que a través de nuestro más reciente pasado evolutivo los agentes inmunes contenidos en la leche materna estaban normalmente disponibles para el niño hasta aproximadamente esta edad.

  

ASPECTOS QUE CONTRIBUYERON A LA CREENCIA DEL EFECTO PERJUDICIAL DE LA LACTANCIA PROLONGADA Y MOTIVARON UN DESTETE PRECOZ

 

  • Desconocimiento sobre los beneficios de la lactancia materna y los riesgos de la lactancia artificial.

  • Mensajes erróneos de que los sustitutos de la leche materna son tan buenos o mejores que ella.

  • Rutinas hospitalarias que dificultan la práctica de la lactancia.

  • Falta de apoyo social y de asesoramiento adecuado.

  • Necesidad cada vez mayor de la incorporación de la mujer al mercado laboral.

  • Una imagen idealizada de la figura de la mujer.

  • Los senos que son vistos como un objeto de estímulo sexual.

 

Estos fueron algunos de los motivos que contribuyeron a que cada vez fuera más extraña la imagen de una madre amamantando a su hijo durante largo tiempo, lo que nos permite interpretar la desvalorización y la norma cultural negativa hacia la lactancia en un niño mayor.

Ruth Lawrence nos dice: “Si uno fuera a determinar el momento apropiado para destetar estaría basándose en las necesidades nutricionales y los objetivos del desarrollo. Las observaciones acerca de otros mamíferos sugieren que al alcanzar un grado de madurez que permita al pequeño animal buscarse su propio alimento es el detonante para que la madre inicie el destete".

Mientras que en muchas culturas las madres que aún están amamantando a sus hijos de dos, tres, cuatro años o más son consideradas una excepción, posiblemente ellas sean más numerosas lo que la mayoría de la gente cree porque gran parte de ellas permanecen invisibles a propósito.

En la actualidad el destete precoz y las fallas a la hora de amamantar son  consecuencia de la presión social y la falta de conocimiento y apoyo.

 

RECOMENDACIONES DE ORGANISMOS INTERNACIONALES

 

La Organización Mundial de la Salud, UNICEF y la Sociedad Argentina de Pediatría recomiendan amamantar al menos dos años.

A pesar de ello solemos escuchar comentarios que reflejan el desconocimiento de las recomendaciones arriba mencionadas así como también una actitud generalizada por parte de la sociedad de no aceptación de la lactancia materna como la forma natural de alimentación de los niños por lo menos hasta el segundo año de vida.

Muchas mujeres ocultan que amamantan a niños mayores justamente para evitar la desaprobación de los profesionales de la salud y de los miembros de su familia.

  

DESMITIFICANDO PREJUICIOS

 

Existen prejuicios populares e incluso dentro de los  profesionales de la salud sobre falsas consecuencias psicopatológicas que afectarían a los niños amamantados después del año.

           

  • Alcoholismo

  • Enfermedades psiquiátricas.

  • Dependencia excesiva.

  • Homosexualidad

  • Adicción a las drogas

  

ALCOHOLISMO

 

A comienzos de 1800 (en la época de la guerra de independencia americana) el Dr. Thomas Trotter, médico de la marina inglesa, presentó su tesis de grado en la que postulaba que destetar tempranamente al bebé lo predisponía a ser alcohólico en la edad adulta. En aquel entonces la propuesta tuvo buena acogida por parte de los médicos, sin embargo la tesis quedó en el olvido hasta que a fines de la década de 1950 un grupo de psiquiatras en Dinamarca que investigaba las causas de las deformaciones congénitas obtuvieron suficientes datos sobre la salud de los padres de 9182 niños nacidos en ésa época. Estos datos sirvieron en 1978 para realizar un estudio sobre el alcoholismo en aquellos niños (ahora adultos).

Encontraron que hacia los 30 años de edad, los hijos de padres alcohólicos tenían más probabilidades de ser alcohólicos que los hijos de padres no alcohólicos; y un dato que confirmaba la hipótesis del Dr. Trotter: al 48% de los sujetos alcohólicos su madre los había destetado tempranamente.

Existían 5 variables que influían estadísticamente para tener un hijo alcohólico.

Aunque el tener padres alcohólicos, bajo peso al nacer y un bajo nivel socioeconómico de la madre contribuían por separado a predecir el alcoholismo, el momento del destete era la variable que aportaba mas fuerza predictiva sobre el futuro alcoholismo del hijo a los 30 años de edad.

 

1) Destete temprano

2) Tener una madre alcohólica

3) Tener un padre alcohólico

4) Bajo peso al nacer

5) El nivel socioeconómico de la madre

  

DROGADICCIÓN

 

No se han encontrado trabajos científicos que encuentren relación causal entre la adicción a las drogas y la duración de la lactancia, por el contrario lo que demuestran los estudios como veremos más adelante es que a lactancias más prolongadas mayor nivel de adaptación social tiene el individuo.

  

ENFERMEDADES PSIQUIÁTRICAS

 

En estudios de tipo empírico realizado en Nueva Zelandia por Fergusson se observó que si se controlan una serie de variables de confusión, no existe evidencia para sostener que la lactancia materna “prolongada” se asocie con problemas de desajuste social.

Un estudio que trató específicamente de bebés con lactancias “prolongadas” demostró un mayor ajuste social, y tendencias estadísticamente significativas de menores desórdenes de conducta con la duración creciente del amamantamiento. (Ferguson1987).

 

 DEPENDENCIA EXCESIVA

 

Existen documentos que demuestran que la lactancia prolongada no es perjudicial para el desarrollo emocional de los niños.

En un trabajo de Stayton se encontró que los niños con mayor apego en la infancia no exhibieron conductas asociadas con temores a ser abandonados cuando sus madres dejaban el cuarto. El niño puede aceptar la cesación de contacto tranquilamente porque sabe que su madre será accesible a él si la necesita.

Las madres que amamantaban menos tiempo tenían niños que lloraban más cuando se separaban de ellas. (Stayton, 1973).

  

HOMOSEXUALIDAD

 

No existen trabajos científicos que relacionen la lactancia materna con la homosexualidad.

De todos modos es importante aclarar que la Asociación Americana de Psiquiatría hace 27 años despatologizó la homosexualidad.

Es ampliamente conocido el hecho de que ha sido retirada como diagnóstico del Diagnostic and Stadistical Manual of Mental Disorders (DSM). En 1952 figuraba como conducta patológica (DSM-I), en el DSM II (1968) como sexualidad desviada.

Hoy no es considerada por el DSM-IV como un trastorno.

De todos modos las evidencias de algunos trabajos sugieren que la población homosexual no tiene índices más altos de trastornos mentales que la población general. (Isay; 1991, Hanley-Hackenbruck; 1992, Hoocker, Evelyn; 1957).

A pesar de ello la homofobia entre los profesionales de la Salud Mental sigue siendo un tema ríspido especialmente ante los errores conceptuales de las investigaciones sobre la etiología, o causa, de la homosexualidad (Duranti R., 1999; Schüklenk et al, 1996; DeCecco J., 1995; Parr McWhiter, 1993).

Incluso la OMS sostiene que "la orientación sexual per se, no puede ser considerada un trastorno mental".

 

BENEFICIOS PSICOLÓGICOS

 

Como bien dice Priscilla Young Colletto la palabra “beneficio” quizás no sea la precisa, ya que estos “beneficios” en realidad son los que la naturaleza se proponía que sea lo normal para las personas. Amamantar es lo normal. Los sustitutos artificiales y el destete prematuro son, de hecho, lo anormal desde un punto de vista biológico. Son estas prácticas anormales las que colocan al niño en un lugar de enfermarse con facilidad y comprometen su inteligencia.

Existe abundante evidencia científica que documenta que sumado a las cuestiones de salud, cuánto más tiempo un niño sea amamantado, su Coeficiente Intelectual (IQ) será más elevado y sus notas serán mejores en el colegio en los años posteriores.

El desarrollo tanto físico como psíquico y social del niño desde su nacimiento, se sustenta en la maduración de las estructuras cerebrales durante los primeros años de vida.

El sistema nervioso central del niño es por tanto un órgano, cuyo desarrollo está condicionado por un programa genético y también por influencias externas, interacciones con los padres, estímulos sensoriales, ambientales, alimentación, enfermedades, etcétera.

 

ESTUDIOS CIENTÍFICOS

 

Fergusson y colaboradores demostraron que los niños amamantados en forma prolongada, cuando llegan a la edad de 15 a 18 años presentan mejores niveles de apego a sus padres y consideran a sus madres menos sobreprotectoras pero que se ocupan más de su cuidado, si se los compara con otros jóvenes destetados precozmente.

           

El incremento en la duración de la lactancia materna se asoció a un incremento consistente y estadísticamente significativo en:

1) Cociente intelectual calculado a las edades de 8 y 9 años;

2) Comprensión de lectura, habilidad matemática, y escolares calculados durante el período de 10 a 13 años;

3) Evaluaciones docentes de lectura y matemáticas calculadas de 8 a 12 años; 

4) Mayores niveles de logros en exámenes finales.

  

ANSIEDAD

 

La lactancia prolongada ayuda a los niños pequeños a tener una transición gradual a la niñez, les permite aliviar frustraciones, choques, golpes, y tensiones diarias. (Baumgartner, C.1984,)

En un estudio hecho por Bushnell (ya en el año 1977) se halló que las lactancias prolongadas están relacionadas con escalas menores de ansiedad en el adulto.

Hughes y Hawkins  realizaron estudios hechos en mujeres jóvenes relacionados con el amamantamiento durante la infancia. Y concluyeron que cuanto más tiempo fueron amamantadas se encontraron  menores niveles de ansiedad en estas mujeres.

El mismo Hughes junto con Bushnell determino que los estudiantes de primer año de psicología que fueron amamantados menos tiempo, tuvieron escalas de ansiedad más altas.

Relación entre la duración del amamantamiento y el desempeño cognitivo del niño.

Existen diferencias significativas entre el índice del desarrollo mental y la duración del amamantamiento (Morrow)

La lactancia prolongada está positivamente relacionada con pruebas en el vocabulario, el desarrollo temprano del lenguaje, coordinación visomotora y comportamiento y las medidas de la cabeza. (Taylor B, Wadsworth J). (Vestergaard M, Obel C).

Los chicos que habían sido amamantados más tiempo tenían en promedio un coeficiente intelectual 8 puntos más alto a los cinco años que los niños que habían sido amamantados por menos tiempo. (Torstein )

Los niños amamantados más tiempo tuvieron resultados más altos en el desarrollo cognitivo; inteligencia y desarrollo del lenguaje.

(Fergusson DM, Beautrais AL) (Horwood LJ, Darlow BA, Mogridge)

 

EXPERIENCIA PROFESIONAL

 

De acuerdo a mi experiencia profesional como psicóloga, en comparaciones hechas entre hermanos con distintos tiempos de amamantamiento, he podido observar que aquellos que han tenido lactancias más prolongadas presentaron:

 

  • Poder de observación muy acentuado

  • Acceso precoz a la lectura y la escritura.

  • Actitud de permanente curiosidad intelectual

  • Tendencia fuerte a la originalidad de conceptos, juicios, preguntas y soluciones de problema.

  • Facilidad para el pensamiento, la reflexión abstracta, y para la crítica

  • Tonos y reflexiones adultas para su edad

  • Confianza en sí mismos y en el mundo externo

  • Independencia madura

  • Fuerte sentido de la ética y los valores morales

Es nuestra responsabilidad como madres con experiencia en lactancia y lideres de LLLI transmitir estos conceptos a la sociedad, concientizándola respecto a los impedimentos culturales que empujan a las madres a realizar un destete precoz.

Informar a los profesionales de la salud, y a la sociedad de los beneficios de la lactancia materna más allá de lo que está reglado por las creencias populares. Y  los riesgos de introducir tempranamente lactancia artificial, desculpabilizando a las madres que sufren el estigma de la sociedad por amamantar a sus hijos de acuerdo a sus mutuas necesidades biológicas.

 

 

Principal ] Arriba ] El destete ] Destete Tardío ] Defensa de la lactancia prolongada ] [ Lactancia "prolongada" ] Destete natural ] Opinión de una mamá ]