El bebé sin cólicos

Arriba
Dar de Mamar
¿Por qué tu leche?
¿Cómo funciona?
Buenos Consejos
El sueño de tu hij@
Para leer y pensar...
Para Bajar
Poesía
¿Quién soy?
Álbum de fotos
Semana Mundial
Libro de Visitas
Sitios recomendados
Bibliografía

 

 


El bebé más feliz del barrio

Kathryn Major*, Kansas City, MS, USA

 

Traducción Cortesía de Cathy Urroz de Arce y Lavinia Belli

Revisión: Mónica Tesone

 

 

Como madre primeriza recuerdo haberme sentido desbordada por los llantos de mi bebé. Después de que yo intentase todo lo que podía para calmarla, mi marido caminaba por la casa a oscuras con nuestra inconsolable hijita.  

Alrededor de las seis semanas  los episodios de llantos nocturnos habían disminuido significativamente.  

También aprendí a utilizar un porta-bebé y a interpretar las señales de mi bebita con mayor exactitud.  

Una vez que reasumimos nuestras actividades sociales habituales, todos nuestros amigos pensaban que teníamos una bebé "muy buena" que nunca lloraba.  Después de oir historias terribles sobre bebés con cólicos que lloraban por meses, me sentía afortunada.

A veces cuando hablo con una madre primeriza reconozco la desesperación en su voz mientras se oye el llanto del bebé en el fondo.

Una madre que no consigue calmar a su bebé a menudo siente que no lo está haciendo bien o que no es lo suficientemente competente.  Los familiares y amigos bien intencionados comentan que el bebé debe de estar hambriento y sugieren a la madre que le ofrezca un biberón para calmarle.  Sin advertir las consecuencias, esa madre puede estar en camino hacia una disminución de su producción láctea o un destete precoz.

En la última sesión de la Conferencia 2003 de LLLI en San Francisco, California, USA, aprendí  una manera maravillosa para calmar a un bebé que está llorando.

Incorpora todas las cosas que he aprendido a lo largo de los años desde que batallé con mi propio bebé, y me da otra herramienta para poder compartir con mamás que llaman pidiendo información.  

Me sentía ansiosa por escuchar lo que el conferencista, el Dr. Harvey Karp, Profesor Asistente de Pediatría en la Escuela de Medicina de UCLA, un pediatra en práctica y especialista en desarrollo infantil por más de 25 años, tenía que decir.  La descripción de la sesión del Dr. Karp indicaba que hablaría sobre maneras para calmar el llanto del bebé que "tomó prestadas de otras culturas de todo el mundo" Me senté al lado de otra líder veterana que me comentó que le había visto en un programa de TV matutino y que se había quedado impresionada con su técnica.  

Cuando Betty Crase, miembro del Consejo de Administración lo presentó con mucho entusiasmo y dijo que estuvieron guardando lo mejor para el final, supe que estaba a punto de obtener valiosa información para cerrar con broche de oro mi maravilloso fin de semana en la Conferencia!!!!!  

La cultura occidental con frecuencia invierte mucho tiempo y energía tratando de controlar el llanto de los recién nacidos.  Se comercializan muchos productos para nuevos padres con la promesa de que una luz en particular, un sonido o un juguete calmarán el llanto de sus bebés.  Los padres con frecuencia describen que colocan la silla del bebé sobre lavadoras, o que encienden la aspiradora, o hablan de salir a dar vueltas a la manzana en pijama, en el coche. Es un mercado enorme, muchos padres jóvenes están separados geográficamente de otros miembros de la familia y probablemente no han tenido mucha experiencia conviviendo con bebés pequeños.

Las expectativas sobre como deben comportarse los bebés raramente se basan en al realidad. Cualquier técnica que habilite a los padres para calmar a sus bebés sin artilugios, puede ser una herramienta muy valiosa.

El cólico es un término comúnmente utilizado para explicar el llanto de los recién nacidos y parece que muchos padres occidentales casi dan por hecho que sus bebés experimentaran "algo" de cólicos

Las preguntas abundan: ¿serán gases? ¿Estrés? ¿Alergia? ¿Reflujo? Como pediatra practicante en California, el Dr. Karp advirtió éste fenómeno y se propuso entender por qué en algunas otras culturas en el mundo experimentan poco o nada el llanto del bebé recién nacido. También investigó diversos tratamientos utilizados durante años, alguno de los cuáles han caído en desuso y no se consideran prácticas aceptables hoy en dia. Estudió técnicas de crianza para recién nacidos, que le condujeron a algunas muy significativas conclusiones.

El Dr. Karp cree que los bebés humanos necesitan un "cuarto trimestre".

El describe los cerebros de los bebés recién nacidos como inmaduros e incompletos en estructuras, con espacio para la compresión que posibilita el paso exitoso de la cabeza por el canal del parto.

Pero ésta inmadurez dificulta que los padres interpreten adecuadamente las necesidades que sus bebés intentan expresar Muchas personas hablan sobre el hecho de que los bebés se "sobre-estimulan"

con la vida fuera del útero, pero el Dr. Karp cree que los bebés en realidad extrañan la muy activa combinación de estar envueltos, el movimiento y los sonidos que han conocido dentro del vientre materno.

Él cree que al nacer, los bebés repentinamente están privados de las sensaciones rítmicas, hipnóticas que los rodearon constantemente en el útero.

El Dr. Karp dice: "Aunque podamos pensar que arrullar a los bebés durante doce horas al día es mucho, desde el punto de vista de nuestros bebés es una disminución inmediata del 50% de lo que ellos estaban acostumbrados!"  

Una faceta importante de la teoría del Dr. Karp es que estos elementos de envolver al bebé, movimiento y sonidos se combinan para crear lo que él llama el "reflejo calmante" similar a muchos de los otros reflejos naturales con los que nace un bebé.

Un bebé demasiado activo en el útero podría dañar la placenta o enredarse en el cordón, así que es importante para su propia supervivencia que aprenda a calmarse a sí mismo.

La inmersión en constante movimiento es la norma para los bebés en útero.  Muchas madres embarazadas notan que cuando más sienten que aumenta la actividad de sus bebés es cuando ellas dejan de moverse de manera típica al  recostarse en la noche a dormir.

Cuando los nuevos padres intentan crear un ambiente silencioso en casa, muchos bebés puede que tengan dificultades para asimilar la diferencia.

Las conclusiones del Dr. Kart lo llevaron a desarrollar una técnica que él llama "Las Cinco S" (por sus siglas en inglés: swaddling, side or stomach position, shushing, sucking) 

(Nota de la traductora: las 5 S en inglés se refiere al inicio de cada una de las palabras clave). Éstas son:  Envolver al bebé, Colocarlo de lado o boca abajo, columpiarlo o mecerlo, Hacer un sonido shhhh y succión.

Él Dr. Kart sugiere que los bebés se calman con éstas y otras "experiencias similares al vientre materno" porque disparan un reflejo automático que es literalmente un interruptor del llanto: el reflejo calmante

Para empezar, al bebé que llora se le envuelve en una mantita ligera con los brazos a los lados del cuerpo y no cruzados en el pecho, como solía hacerse.  El advirtió que ésta posición de los brazos funcionaba mejor, porque muchos bebés conseguían soltarse cuando se les envolvía con los brazos sobre el pecho.  

Luego, se sostiene al bebé sobre su lado o estómago, ya sea viendo hacia fuera o hacia la madre/padre en posición de cuna o posición de cólico. Es importante que si se toma al bebé de lado, se llegue a ésta posición desde una posición boca abajo, pues si se ponen boca arriba primero se desencadena un reflejo de asombro que puede interferir con el reflejo de calma.

Si se coloca al bebé de lado, es muy importante que se le coloque en esa posición inclinándolo hacia su estómago y no hacia su espalda. Ya que de otra manera su reflejo de sobresalto podría interferir con el proceso de calmarlo.

Luego la madre/padre se reclina hacia el bebé, justo detrás de su oído y hace un sonido "shhhhhh" fuerte. Este es un "shhh" largo y sostenido, mucho más fuerte de lo que podrías suponer.  La idea es imitar el sonido y volumen del torrente sanguíneo en el útero, el cual es más alto que el de algunas aspiradoras y secadoras de cabello.

En los video clips que mostró, la respuesta dramática de casi todos los bebés en este punto era un alto total del llanto, con el rostro y ojos totalmente relajados.  Luego, "columpia" al bebé.  La demostración en vivo lo hizo parecer más como un zangoloteo o meneo rápido. La cabeza del bebé es sostenida por la mano de la madre/padre, pero hay un zangoloteo definitivo, algo parecido a la vibración de una lavadora o un paseo en carro.  

El ultimo factor es la succión. El Dr. Karp refuerza el hecho de que el amamantamiento frecuente es algo que realizan las madres en todas las culturas con bajos niveles de llanto y aboga por un acceso fácil y frecuente al pecho. En este punto, el Dr. Karp recomienda el uso de un chupón, el cual puede reconfortar a algunos bebés.

Para los bebés que lloraban desconsolados en este video, la reacción típica era de quedarse dormidos, con frecuencia en tan solo 10-15 segundos. Muchas personas en la conferencia pidieron la palabra y describieron cuan efectivo era el sistema para ellos. Algunas personas expresaron su preocupación ante la posibilidad de perder o mal interpretar señales de hambre cuando el bebé se mantiene envuelto de ésta forma todo el tiempo, pero el Dr. Karp aclaró que los bebés no deben estar envueltos todo el tiempo - todo bebé necesita oportunidades para explorar su ambiente y mover su cuerpo También abogó por mucho amamantamiento, el cual en la mayoría de los casos aliviaría el problema de las señales de hambre. .  Como el llanto de los bebés tiende a reducirse entre las seis y las doce semanas, el Dr. Karp sugiere que los padres vayan abandonando poco a poco el uso éstas técnicas, aunque evidentemente habrá padres que tendrán que echar mano de ellas por un período de tiempo un poco mas prolongado.

El video está disponible a través de LLLI (No. 1323-30) y puede ser un buen regalo para padres que se preguntan cómo manejar el llanto de sus bebés.  El Dr. Karp tiene un estupendo sentido del humor y su amor por los bebés resplandece en su trabajo.

 

 

*Kathryn Major ha sido líder en Kansas por 10 años y actualmente es la editora del boletín de Area En Face  y editora de  DA Access, una publicación de LLL USA para asesoras de distrito. Ella da cursos de entrenamiento en obediencia para perros y scrapbooking.  Ella y su marido Michael tienen una hija, Celia (13).

Nota de la traductora: supongo que el video está sólo en inglés y posiblemente en formato NTSC que es el utilizado en América. Habrá que ver si a través de Amazon.UK o LLL de Gran Bretaña se puede conseguir en PAL-SECAM.  El libro ya está disponible en español, editado por Integral bajo el título "El bebé más feliz del barrio".

 

Principal ] Arriba ] Cólicos....! ] Más Cólicos.....! ] [ El bebé sin cólicos ]